[ ICELAND WEDDING ] Carlos, Ana y yo tenemos el mismo gusto por la naturaleza, por los paisajes, y por alejarnos de cualquier civilización siempre que podemos. Ana me comentó en la primera reunión que su gran ilusión sería ver una aurora boreal, lo que los islandeses llaman las nothern lights. Yo había ido ya a Islandia un año antes, ya que es uno de mis paises favoritos, por las auroras boreales, por las cascadas, por los paisajes hostiles… y porque básicamente es un lugar que para ir de un pueblo a otro puedes hacerte 5 horas de carretera sin ver ni una sola casa, vamos el sueño de cualquier amante de la naturaleza.
Esto fue lo que me pasó cuando en mi primer viaje rompí la pata del tripode en un accidente, fui a buscar a una gasolinera cinta americana y me dijeron que alli no la tenían, que podría encontrarla en el pueblo siguiente, mi sorpresa al poner el nombre del pueblo en googlemaps es que estaba a 3h 50 minutos de coche… Vamos, como quien va de Madrid a Valencia a por azúcar 🙂 Por supuesto me hice esas 4 horas de coche para ir a buscar la cinta americana y poder continuar con las capturas… Los amantes de la fotografía de paisaje me entenderán.

Por supuesto cumplí el sueño de Ana y de Carlos, aunque solo a medias, ya que no pude enseñarles ni una sola aurora boreal, tuvimos realmente muy mala suerte con el tiempo en cuanto llegaba las noches, el cielo se cubria por completo y era imposible poder verlas. Incluso llegamos a tener un KP5 en plena noche, pero las nubes no nos daban margen, tendremos que volver en otra ocasión. ( En mi caso volvemos en 2020 que ya tenemos muchisimas ganas de recorrernos de nuevo la isla ).

Ana cargó su vestido de Yolancris su chaqueta de lana para combatir el frio islandes de la firma Anauve Knitwear y haciendole un guiño a la terriña, en sus zapatos unas botas de la firma gallega Eferro ElenaFerro

Esperemos que os guste… Todas las fotos fueron realizadas en la zona sur de la isla que conocemos como la palma de la mano, por lo que en ningún momento corrimos ningún riesgo al tener todo planificado de antemano en nuestras hojas de ruta, aunque en alguna foto pueda parecer que los novios se hayan jugado más de lo debido puede ser producido por la perspectiva de la misma y por lo hostil del lugar. Se utilizaron sistemas de seguridad como crampones para el hielo, ruedas de clavos en nuestro 4×4, geles para manos y pies termicos para combatir el frio en las caminatas largas y momentos de descanso, asi como camisetas termicas y bebidas calientes en termos. La seguridad estuvo presente en todo momento. Lo único que les ha tocado sufrir fue un madrugón a las 4 de la mañana para hacernos kilometros y kilometros andando para llegar al avión militar accidentado en una de las playas del sur de Islandia… Pero ya se sabe lo que dice el dicho “sarna con gusto, no pica”. Por más novios aventureros como ellos!

I C E L A N D

Pin It on Pinterest